VILLA DE ORTIGUEIRA



La calle Ancha o Real y los Cantones, constituyen el auténtico corazón de la Villa. Desde las últimas décadas del siglo XIX, este espacio se erigió como su centro comercial. 

 




Las construcciones que lo rodean, CASAS NOBLES con esquinas y marcos de granito, balcones de hierro forjado y blancas galerías, acogieron a las más importantes agrupaciones sociales que se formaron en la localidad.

 

 




En ellas nacieron y residieron, además, los personajes más representativos que Santa Marta le dio a la política y a la cultura durante la Edad Contemporánea.





Una de estas señaladas edificaciones acoge el interesante MUSEO ORTEGALIA, cuyo principal objetivo es la divulgación del patrimonio de la comarca. De entre todos los elementos que se pueden contemplar en el museo, cabe destacar la cámara megalítica más antigua de Galicia, que data del 4400 a.C.


Como presidiendo la entrada a estas principales rúas, se levanta majestuoso el CONJUNTO CONVENTUAL, cuyos orígenes se corresponden con unas primeras edificaciones construidas en la primera mitad del siglo XVI, destinadas al convento de la Orden de los Dominicos instalada en la Villa desde 1303.



El convento originario fue destruido por un incendio en el año 1550, datando del s. XVIII, las edificaciones que han llegado hasta nuestros días. 


El Convento con el claustro, y la Iglesia con su atrio, ocupan una superficie total de 5.000 metros cuadrados, acogiendo hoy en día la Casa Consistorial, el Teatro de la Beneficencia y la Iglesia parroquial.


La fachada principal, que hace ángulo con el atrio de la Iglesia, tiene un reloj guardado por una especie de pequeña claraboya,  obra del coruñés Ramón Antonio Iglesias, quien lo instaló en el año 1862. Su esfera está coronada por una campana fundida en Mondoñedo.


La iglesia del antiguo convento es la parroquial de la villa de Santa Marta desde 1848. De nueva construcción, se levantó según el proyecto y bajo la dirección del maestro de arquitectura lugués Blas de Barros. Adosada a las que fueran el resto de las dependencias monacales, tiene planta de cruz latina con una sola nave, cabecera con capillas laterales, una única torre y claraboya de tambor sobre el crucero.
 


Se accede a la puerta principal por un pórtico de cuatro arcos, sobre los que se muestran en el piso superior, otros tantos balcones. 

 

La torre de tres cuerpos de ancho decreciente tiene treinta y seis metros de altura. 

 

Anteriores a la construcción del templo parroquial, son los importantes retablos que guarda en su interior, así como una lápida sepulcral de alabastro con letras góticas del siglo XVI, que guarda los restos de Martín de Basoa.







Frente a este monumental conjunto, el edificio del antiguo mercado, situado en el mismo lugar que ocupó la cárcel derribada en 1857. El inmueble actual se construyó en 1917 y sustituye a uno anterior del año 1861.





En este lugar se celebraba un animado mercado todos los domingos y jueves del mes. En esta ocasión, el entorno acogía de nuevo a muchos de los vecinos y visitantes de la villa para honrar a su patrona, la Virgen de Santa Marta.




 


Interesante igualmente es el BARRIO DE PONTO, en el que residieron los primeros habitantes de Santa Marta. Está formado por calles irregulares y estrechas, como la mayoría de las casas que a ellas asoman.




Por esas callejuelas, ascendemos a lo más alto de la colina que domina la Villa, para visitar el MUIÑO DE VENTO DO CAMPO DA TORRE.






El emblemático molino fue construido en el año 1888 en un lugar de marcado interés arqueológico. No en vano, en este emplazamiento se levantó, en su día, un poblado castreño (se conserva el foso que rodea la cúspide de la colina) y, posteriormente, una fortaleza medieval reformada en época moderna.





De cuerpo cilíndrico, cubierta giratoria y con cuatro pares de aspas, quienes asciendan a la zona verde y visiten el inmueble podrán descubrir su impresionante engranaje que conserva las dos piedras de moler, una para el trigo y otra para el maíz, y conocer su funcionamiento gracias a la Fundación Ortegalia, que en el año 2005, le devolvió su esplendor tras décadas en estado ruinoso.





Desandamos nuestros pasos, para encontrarnos inmersos de nuevo en la celebración de sus fiestas patronales, pero no la única cita ineludible del verano, pues Ortigueira, con su “FESTIVAL INTERNACIONAL DO MUNDO CELTA”, es sin duda alguna, uno de los referentes mundiales de la música folk. 




Convertido por méritos propios en uno de los eventos musicales más multitudinarios de toda España. Su magnitud excede ya lo puramente musical, para consolidarse como un espacio libre donde confluyen gentes llegadas de los más diversos puntos de la geografía.








Poco más que ese espíritu de libertad y el carácter folclórico del evento quedan de aquel festival artesanal que nacía en el año 1978, fruto del esfuerzo de la Escola de Gaitas de Ortigueira, liderada en aquel momento por Xavier Garrote. 



La fuerza que ha cobrado el Festival organizado por el Ayuntamiento de Ortigueira, le valió el galardón de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Pero los reconocimientos irían aún más allá. En 2005 el certamen entró en el selecto grupo de eventos de Interés Turístico Internacional


Pero además de patrimonio arquitectónico y magnificas fiestas, Ortigueira está rodeada de un importante ESPACIO NATURAL, como es la Ría de Ortigueira – Ladrido.



Uno de los humedales más importantes de Galicia, que constituye a nivel mundial, una importante área de alimento y refugio de aves, así como, una no menos importante zona de riqueza botánica. Adquiriendo tal importancia, que ha llevado al conjunto a ser declarado: Zona Ramsar (Humedal de Importancia Internacional); Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA); y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC Ortigueira - Ladrido).



Disfrutaremos de este espacio, recorriendo la Ruta del borde litoral de Ortigueira (Sendero Azul), que partiendo desde la misma Villa, nos acerca frente a la isla de San Vicente, en la reconocida Playa de Morouzos.



INFORMACION RECOGIDA DE ESTE ENLACE

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE ORTIGUEIRA EN ESTE ENLACE.