PAZO DE SAN PAIO, MIÑO

El pazo de San Paio, es lugar de mucha historia. Perteneció a los condes de Vigo, aunque en 1940 fue donado por la última condesa en favor de los menesterosos, es hoy un Colegio de las Hijas de María Inmaculada, guardando en su interior una colección de retratos pintados al óleo.


El palacete es un magnífico edificio ecléptico, presidido por el blasón familiar, con un buen patio, fuente, un hermoso CRUCEIRO ...


 


...y unos extraordinarios JARDINES.











 




Conserva varios elementos que denotan su origen, entre los que figuran los escudos de la fachada. El principal de ellos, sobre el balcón que timbra la puerta, es del siglo XVIII. Está coronado por un yelmo de caballero y destaca sobre todo la "M" de los Montenegro sobre los terneros de los Tenreiro. A sus lados, las fajas de los Valdés y el pino ocultado por castillo de los Piñeiro. La barra de los Andrade y el cordero con los bolos de los Bolaño. En la parte inferior, varios emblemas representan al apellido De la Hoz.


Sobre otro de los balcones, observamos las armas de Juan Martínez Tenreiro y su mujer María Piñeiro de Lago, como señala la inscripción bajo estas.



El primer título lo había recibido el militar Joaquín Tenreiro Montenegro por su participación en la reconquista de Vigo durante la guerra de la Independencia y fue galardonado en 1810 con el título de Conde de Vigo y el Vizcondado de Bañobre.

CAPILLA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN


INFORMACIÓN RECOGIDA EN LOS SIGUIENTES ENLACES







VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE MIÑO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

PONTE DE FURELOS, MELIDE

Aldea de origen antiguo, citada en documentos del siglo XII, mantiene en parte su estructura medieval.

  
Según Felipe Arias bien pudo estar aquí situada la mansión Brevis de la vía XIX de Braga a Astorga.


Su PUENTE MEDIEVAL es una de las joyas de la arquitectura civil del Camino de Santiago, sin duda la más hermosa de todas cuantas hay en la ruta francesa a su paso por Galicia. Aparece mencionada en los tumbos de Sobrado (siglo XII) y fue parcialmente reformada en el siglo XVIII.




Mide 50 metros de largo y tiene un ancho de 3,7 metros. Está formada por cuatro arcos de medio punto, desiguales, con paramentos rectos desde los arcos hasta los alféizares. Las tres pilastras tienen tajamares triangulares aguas arriba, y espolones aguas abajo. El perfil del alféizar es apuntado sobre el arco principal. Las roscas de los arcos, los arranques de las bóvedas y de los paramentos en las pilastras son de cantería posiblemente traída de Pambre. Los demás son materiales propios de Melide: los paramentos, el relleno de las bóvedas y alféizares son de mampostería, de la negra piedra del país que se puede encontrar en el monte de Melide, fundamentalmente anfibolitas y ultrabásicas.


Furelos también contó con un hospital de peregrinos, que aparece mencionado en textos del siglo XII, y aún figura recogido en el catastro del Marqués de la Ensenada realizado en el siglo XVIII. En 1770 ya amenazaba ruina. La iglesia de SAN XOÁN DE FURELOS, al lado del Camino Francés, conserva parte de su arquitectura medieval románica, concretamente el muro sur. Bajo el alero aparecen una serie de canecillos sencillos, doce en total, colocados a distancias desiguales uno de los otros.






A LENDA DA PONTE  DO RÍO  FURELOS.

Los vecinos del lugar necesitaban de un puente para pasar el río. Pero por unas cosas o por otras, no encontraban la forma de construirlo. Un buen día encontraron un moro que se comprometió a levantar el puente a cambio de monedas de oro. El moro, hizo el puente, pero pensó en dejar una piedra mal asentada de modo que con el tiempo comenzara a moverse. Y así pasó, el puente se movía y los vecinos acudieron al mouro para que lo arreglara. El moro les dijo que si, pero que había que pagar el trabajo con monedas de oro. Este volvió a hacer la misma faena, dejando otra piedra de otro lugar del puente media suelta, de modo que, con el paso del tiempo, volviera a pasar lo mismo y seguir con el negocio.


Esto paso varias veces hasta que los vecinos, recelosos, resolvieron vigilar los arreglos, hasta que dieron con el engaño y decidieron darle un escarmiento al moro. Para ello, localizaron la piedra que estaba mal asentada, la calentaron con fuego y cuando el moro fue a arreglarla, la piedra estaba tan caliente que se quemó la mano, quedando la huella en ella. Hay gente que dice, que aún hoy en día, se ve en la piedra la mano del moro grabada.


INFORMACIÓN RECOGIDA EN LOS SIGUIENTES ENLACES






VISITA OTROS SORPRENDE TES LUGARES DEL MUNICIPIO DE MELIDE EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

PISCINA ROMANA, LUGO

En la Plaza de Santa María se inauguró en noviembre 2011 una ventana arqueológica que nos permitirá disfrutar de la visión de la PISCINA ROMANA encontrada en el subsuelo de esta plaza lucense.



Descubierta inicialmente en los años sesenta, fue tapada para su garantizar su preservación hasta su redescubrimiento en el año 2004, momento en el que iniciaron las obras de musealización.


Se trata de una piscina del siglo IV d.C. con dos ábsides, uno de ellos con un escalón de acceso a la misma. Su decoración de teselas grises y negras, se relaciona con mosaicos cristianos  de África.





Con unas dimensiones aproximadas de 3,5 por 1,80 metros tiene capacidad para casi 4.000 litros de agua.


Se cree que pudo pertenecer a un baptisterio paleocristiano, pero no se excluye la posibilidad de que perteneciera al frigidarium de un complejo termal o de un balneum doméstico.




INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




VISITA OTROS SORPRENDENTE S LUGARES DEL MUNICIPIO DE LUGO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

ERMIDA DA NOSA SEÑORA DO XURÉS, LOBIOS

En el ayuntamiento de Lobios, la ladera de una montaña de la Sierra del Xurés a cuyas faldas están las poblaciones de Vilameá y Bubaces (entre otras), y la antigua calzada romana que iba desde Braga a Astorga (denominada Vía Nova), sirve de bello escenario para la ermita de Nuestra Señora del Xurés, lugar de cultos y mitos.


Según se cuenta, una aparición mariana sobre una peneda (peña) en este lugar fue la que dio origen al santuario.


La Virgen habría solicitado a algunos vecinos que construyeran allí un templo, y ellos habrían empezado a hacerlo sin avisar previamente al obispo de Ourense. En 1454, estas noticias llegaron a los oídos del prelado auriense, Fray Pedro de Silva, el cual ordenó que se llevase a cabo una investigación sobre los hechos. Tras las pesquisas, el obispo dio su visto bueno a la continuación de las obras y dictaminó que las limosnas que recibiese el nuevo templo deberían dividirse en tres partes: una para las reliquias de Santa Eufemia, que habrían aparecido en Manín, cerca de éste santuario. Otra para la fábrica, es decir, destinada a gastos relativos a su construcción y mantenimiento. Y otra para el ermitaño que se haría cargo de él.


El templo consta de varias partes, la iglesia parece ser la más antigua, aunque con modificaciones, tiene una sola nave cubierta a dos aguas. En ella solo destaca una espadaña con dos campanas, rematada con una cruz.


En uno de sus laterales llaman la atención dos enormes bolos graníticos, entre otros que hay en sus cercanías, que la ponen en comunión con la naturaleza y recuerdan el milagro de su fundación.


En el siglo XVIII se construyó el “camarín” de planta rectangular en la parte trasera de la iglesia, cuyas dimensiones supera.


La parte más antigua solo recibe luz de la puerta principal y otra pequeña a un lado, mientras el “camarín” tiene nueve ventanas molduradas (cuatro a cada lado más una en la pared posterior, aunque esta última fue cegada posteriormente) y una especie de rosetón; además está decorado con pilastras en las aristas de las paredes y coronado con varios pináculos. Por último se construyó un altar cubierto en la parte posterior, para oficiar al aire libre.


 A un lado de la ermita hay un bonito CRUCEIRO.




En sus inmediaciones, un robledal plantado a mediados del siglo XV, coincidiendo con la construcción de la ermita. Árboles que superan los 30 metros de altura y los 2,5 metros de diámetro y dan sombra a los romeros que cada 15 de agosto suben en procesión desde la capilla de Santa Lucía por el camino de los calvarios, reformado gratuitamente por casi un millar vecinos a mediados del siglo XIX, según dejó anotado el párroco de entonces. Además también se pueden refrescar con las aguas que brotan de dos fuentes.








Su origen guarda similitud con el santuario de Nosa Señora da Peneda, situado en la parte portuguesa de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Gerês – Xurés.


Las vistas desde la ermita de Nuestra Señora del Xurés son espectaculares, ofreciendo una bellísima panorámica del Valle de Río Caldo y la Sierra de Santa Eufemia.





Para los amantes del senderismo, señalar que el SENDEIRO DA MINA DAS SOMBRAS se inicia en este punto.




INFORMACIÓN RECOGIDA DEL SIGUIENTE ENLACE



VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE LOBIOS EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.